El Gobierno estadounidense traslada a padres migrantes a sitios de detención más cercanos a sus hijos, de quienes fueron separados en la frontera, para cumplir con el plazo de un tribunal de reunir a las familias, afirmó este jueves el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar.

La jueza estadounidense Dana Sabraw, de San Diego, ordenó el mes pasado al gobierno dejar de separar a los niños de sus padres al ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde México y estableció un plazo inicial del 10 de julio para reunificar a las familias.

Para acelerar el proceso de reunificación, el Departamento de Seguridad Interior está reubicando a los padres de niños menores de 5 años de edad en centros de detención que están más cerca de sus hijos “para que puedan reunir lo más rápido posible a los niños con sus padres para cumplir con el plazo de la corte”, dijo Azar.

Fuente: Forbes México